¿Por qué no ganamos premios nobel?

Publicado en por BAI

Desde el origen de los nobel, latinoamérica es una de las regiones que menos galardones ha obtenido.

Los premios que se otorgan a personas que sobresalen en investigaciones, implementación de técnicas y contribuciones notables a la sociedad se instituyeron como última voluntad de Alfred Nobel, inventor de la dinamita e industrial sueco que se sentía culpable por haberse enriquecido mediante la producción de la dinamita, utilizada para la minería, pero también para la guerra.

Nobel estableció en su testamento, fechado el 27 de noviembre de 1895, que la totalidad de su fortuna se distribuyera cada año en forma de premios a personas que dieran aportes en las áreas de Física, Química, Fisiología, Literatura y para aquellos que promovieran los procesos de paz.

Mientras que hasta el momento Estados Unidos tiene el primer lugar del mundo en reconocimientos con más de 270 Nobel, El Reino Unido el segundo lugar con más de 90 y Alemania el tercero con 77, Latinoamérica solo ha  obtenido 15 nobel. Pero  ¿cuáles son las principales desventajas que se tienen en la región, especialmente en Guatemala, para competir por un premio Nobel?

Uno de los problemas que tiene Latinoamérica, según Hans Quevedo, Politólogo y catedrático de Sociología de la Universidad de Mesoamérica, es que dentro de las universidades no se ha desarrollado la investigación en las áreas de Química, Física y Matemática, por lo que no se puede llegar al nivel de las investigaciones de Estados Unidos.

Celso Coyoy, integrante del Consejo Superior Universitario de la Universidad de San Carlos de Guatemala, también comparte dicha postura, pues indica que una de las principales desventajas es que Guatemala tiene un bajo nivel educativo, lo que hace que no exista una situación especial de desarrollo educativo para la investigación. “A través de los Gobiernos no ha existido en el Presupuesto Nacional un renglón específico para la investigación ni para incentivar a las personas que la realizan”, indica.

Un ejemplo de ello, según Coyoy, es que si la persona que descubrió la Incaparina hubiera tenido facilidades, más recursos o hubiera sido enviado al exterior, actualmente no se tendrían  tan altos índices de desnutrición en Guatemala.

Según Sandino Asturias, analista político, para un latinoamericano o  centroameri­cano obtener un premio Nobel es definitivamente algo excepcional y difícil, ya que otra de las desventajas es que, en nuestro país, los gobiernos no promueven los valores nacionales, culturales, políticos ni sociales y por ello es mucho más difícil sobresalir.

El nivel de opinión pública que tiene en el exterior, la cual es negativa debido a las inestabilidad política e inseguridad del país y las serie de problemas sociales y fiscales que no han sido resueltos es para Vinicio Cerezo, ex presidente, una de las mayores desventajas que se tienen para competir por dicho galardón.

En el ámbito de la literatura, expertos señalan que el problema es que en la actualidad no se tiene una generación de literatos como cuando Miguel Ángel Asturias ganó el Nobel. Sin embargo indican que,  para incentivar a las personas, se deberían promover incentivos en el ámbito nacional, como los premios Miguel Ángel Asturias y Mario Monteforte Toledo


Fuente:


dca.gob.gt

Comentar este post