¿Quién le teme a Facebook?

Publicado en por BAI




El ex presidente filipino Joseph Estrada tiene muchas razones para odiar las redes sociales de internet. A principios de 2001 se destapó un terrible caso de corrupción en su gobierno, la oposición le acusaba de robar cerca de US$80 millones.

De inmediato empezó a difundirse la noticia por internet y en poco tiempo había cerca de 200 páginas y 90 mil firmas electrónicas pidiendo su renuncia. El 16 de enero las redes de telefonía móvil e internet de Filipinas colapsaron. Se enviaron más de un millón de mensajes con el mismo texto: “todos a la calle ESRA vestidos de negro”.

La principal avenida se llenó de manifestantes exigiendo la renuncia de un presidente que se aferraba al cargo. Durante cuatro días la manifestación se mantuvo y Estrada no tuvo otra opción más que dejarle el gobierno a su vicepresidenta.

Igual que los filipinos pedían por internet la renuncia de su mandatario, un buen número de guatemaltecos está haciendo lo mismo. En Facebook hay al menos una docena de grupos contrarios al Presidente. El más grande se llama “Guatemaltecos unidos que pedimos la renuncia de Álvaro Colom” y tiene ya más de 30 mil miembros, mientras que “Solidaridad con Álvaro Colom” alcanza sólo cuatro simpatizantes.

Es a través de internet donde se han repartido las convocatorias a las manifestaciones, a la Plaza Central llegan decenas de personas a las que ha unido un mensaje en la computadora. El sociólogo español Juan Urrutia denominó este tipo de concentraciones como “Ciberturbas”.

Las ciberturbas llegan a tener mucho poder. Lo supo el presidente estadounidense Barack Obama, que agradece su victoria a su amplia campaña por internet. Obama solicitó apoyo económico a través de las redes sociales y consiguió US$300 millones donados por cerca de un millón de cibernautas. Además gestionó más de 50 mil eventos por internet.

No hace falta un líder, una cara respetada y valorada por la gente para seguir lo que él sugiere, le siguen a un líder sin rostro, sin nombre y tan amorfo como la misma masa que responde.

¿Debería Colom temer a Facebook? Es el centro de reuniones de sus adversarios y es tan grande que abarca el mundo. Además, sus seguidores no lo utilizan. Colom -como dijo Rigoberta Menchú en la televisión- “acarrea” gente, mientras que los opositores se “acarrean” solos. 

Fuente

www.elperiodico.com.gt 

Comentar este post